Comer de noche

¿Comer de noche realmente engorda?

Quién no ha oído alguna vez la siguiente frase: “si comes de noche, subirás de peso”. Casi todos hemos escuchado en alguna ocasión a alguien hacer aquella alegación y nos hemos preocupado pues casi todos solemos comer de noche. Así que, ¿realmente uno engorda si come de noche? La respuesta es bastante simple: no, pero depende de lo que comas  y cuánto.

Muchas personas, haciendo caso a ese famoso mito, piensan que comer lo que sea horas antes de irse a dormir resultará en una ganancia de peso (obviamente en grasa y no en músculo). Sin embargo, esto no es completamente cierto, pues existen ciertos alimentos que son sumamente beneficiosos consumir de noche, antes de dormir. Por otro lado, existen otros alimentos que sí pueden generar un aumento de peso en caso sean consumidos por la noche.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que el ser humano quema alrededor de 400 a 600 calorías mientras duerme, según el peso de la persona. Esto se da puesto que dormir es un proceso que involucra el funcionamiento de distintos sistemas del cuerpo. En ese sentido, mientras dormimos, el cuerpo repara el tejido muscular dañado durante el entrenamiento, lo cual genera un músculo más grande y fuerte. De esta manera, puesto que todo ese proceso requiere energía, si uno está buscando incrementar la masa muscular en su cuerpo y se va a dormir sin nada en el estómago, probablemente entre en un estado catabólico durante la noche y pierda masa muscular pues todas las calorías que queme mientras duerma vendrán de su tejido muscular.

Por tal motivo, podemos concluir que sí es importante consumir algún tipo de alimento cerca a la hora de acostarnos para evitar el catabolismo durante la noche. Ahora bien, ¿qué alimentos pueden ser consumidos antes de dormir y que no generen un aumento de peso? Nuevamente, la respuesta es bastante simple: proteína. Cualquier fuente de proteína resulta sumamente útil de consumir antes de dormir, pues previene el catabolismo nocturno al alimentar los músculos directamente y no genera ningún aumento de peso en lo absoluto.

Ejemplos

Las mejores fuentes de proteína que puedes consumir antes de dormir son las de lenta digestión, pues estas mantienen al cuerpo anabólico durante la mayor parte de la noche. Ejemplos de buenas comidas para terminar el día serían las ensaladas de pollo o pescado, claras de huevo, yogurt griego, batidos de proteína de caseína, etc. Es importante mencionar que las porciones de estos alimentos no deben ser sumamente grandes, pues consumir demasiadas calorías antes de dormir sí puede generar un aumento de peso al contar con calorías de más que no hayan sido quemadas durante la noche.

Qué evitar

Principalmente, carbohidratos. Como todos sabemos, los carbohidratos son una fuente de energía la cual necesitamos para poder realizar nuestras actividades diarias. Sin embargo, antes de irnos a la cama, no necesitamos consumir una fuente de energía directa como son los carbohidratos pues dormir no es una actividad física que demande gran cantidad de energía. En ese sentido, si consumimos, por ejemplo, dos rodajas de pan antes de dormir, el cuerpo almacenará aquella energía en reservas de grasa pues no será utilizada ya que el cuerpo estará en completo reposo.

Conclusión 

Mientras dormimos, el cuerpo se recupera de todas las actividades realizadas durante el día. Esto implica la recuperación, y por ende crecimiento, de los músculos trabajados en el día, lo cual es un proceso que demanda cierta cantidad de energía de acuerdo al peso de cada persona. Para evitar que el cuerpo utilice el tejido muscular como fuente de energía para llevar a cabo aquel proceso; es decir, para evitar el catabolismo muscular durante la noche, es necesario consumir una buena fuente de proteína cerca a la hora de acostarse. Las mejores fuentes de proteínas nocturnas son las de lenta digestión, pues mantienen la liberación de aminoácidos en el cuerpo durante la mayor parte de la noche; es decir, lo mantiene en un estado anabólico. Por lo tanto, comer de noche no implica un aumento de peso, por el contrario, ayuda a preservar la masa muscular e incluso ayuda al proceso de recuperación de los músculos pues este se da durante la noche. Los alimentos que deben evitarse cerca a la hora de irse a dormir son las fuentes directas de energía, como son los carbohidratos, pues estos proveen de bastante energía al cuerpo, el cual no la utiliza pues entra en un estado de reposo al dormir, lo que genera que la almacene en reservas de grasa.

*Nota: Algunas personas creen que el consumir carbohidratos de noche permite evitar el catabolismo nocturno y que pueden ser consumidos en lugar de una fuente de proteína. Sin embargo, esto es falso pues la cantidad de energía que los carbohidratos proveen al cuerpo excede la que es utilizada mientras dormimos. Por lo cual el resto es almacenada en reservas de grasa inevitablemente y al poco tiempo de acostarnos. Además, no alimentan los músculos directamente ni los mantienen en un estado anabólico durante la noche.

¡Prueba este excelente batido para antes de dormir que te ayudará a incrementar la masa muscular en tu cuerpo!

Comer de noche
Comer de noche
Comer de noche
Comer de noche