Estoy comiendo sano y no bajo de peso, ¿qué hago?

Estoy comiendo sano y no bajo de peso, ¿qué hago?

¿Frustrada? Probablemente. Si tu caso es que estas “comiendo sano” y no estás bajando de peso puede ser frustrante, ya que si comiendo sano no bajas de peso, ¿cómo diablos puedes hacerlo? La respuesta es que tu definición de “comer sano” no es la correcta.

 

Para empezar el término de comida sana ha sido muy manipulado hoy día. Por ejemplo, el yogur griego es un alimento usada por gente fitness en todos lados del mundo gracias a que es una buena fuente de proteína. El único problema es que el sabor del yogur griego original no es tan rico, y por eso no es popular. En este preciso momento es donde entran varias empresas que te quieren vender basura. Muchas empresas agarran un poco de yogurt griego y le agregan un contenido enorme de azúcar y saborizantes para darle un delicioso sabor, y después de esto etiquetan el producto como “yogur griego con vitaminas c, b, etc.” Y esto no solo pasa con el yogur griego, pasa por miles de productos como galletas o cereales. Por eso una clave es cómo aprender a leer las etiquetas de productos, si tiene mucho azúcar o mucha grasa saturada, simplemente déjalo ir.

 

Contar las calorías es otro problema usual de subir de peso comiendo sano. Puede ser que comas 100% sano nada de trampas, pero si comes comidas sanas, en un gran volumen, igual engordaras. Es un tema de calorías adentro y calorías afuera. Una manzana es buena para bajar de peso gracias a las pocas calorías y muchas vitaminas que tiene, pero si te comes 200 manzanas al día te aseguro que subirás de peso, por más “fit” y sana que sea tu comida. Tienes que saber qué comes y en donde te encuentras, porque puede que comas sano pero no estás llegando al objetivo calórico que desees.

Estoy comiendo sano y no bajo de peso, ¿qué hago?